Líneas de Investigación

Nuestro grupo de investigación tiene planteados distintos objetivos generales adscritos a cada una de las líneas de investigación en las que actualmente estamos trabajando. Estos Objetivos generales, se describen a continuación:

1.-Envejecimiento
2.-Autofagia y Muerte Celular Programada
3.-Tenderización y bienestar animal.

Envejecimiento

Dentro de esta línea de investigación, el Objetivo General planteado es:

-Búsqueda de marcadores previos de fragilidad en personas de edad avanzada.

La problemática de la pérdida de autonomía en el anciano, no sólo tiene una drástica repercusión en la calidad de vida del individuo en particular, sino que afecta a toda la sociedad tanto desde el punto de vista familiar, por la carga de trabajo que la familia debe afrontar para tratar a la persona impedida, como social, por la sobrecarga de personas necesitadas de una residencia, si esta persona debe ser ingresada en una de ellas debido a su incapacidad y finalmente desde el punto de vista económico, por la importantísima repercusión que tiene esta persona debido a las necesidades que genera. Desde cualquier punto de vista, sería mucho más eficiente prevenir esa pérdida de autonomía. Sin embargo, actualmente es difícil determinar a priori que personas pueden ser más susceptibles de sufrir una situación de fragilidad en un futuro próximo en comparación con otras. Es evidente que situaciones como la pérdida del cónyuge, accidentes y enfermedades pueden acelerar el proceso que lleva a una persona autosuficiente a depender de otras para llevar a cabo las más elementales funciones del día a día. Pero, actualmente, no se conoce cuáles son las principales causas que hacen que dos personas, de la misma edad y de cuadros clínicos aparentemente similares difieran significativamente a su capacidad funcional en un plazo breve de tiempo.
En base a esta situación, los miembros del grupo encargados de llevar a cabo los estudios de envejecimiento, pretendemos desarrollar distintos tipos de proyectos encaminados todos ellos a la búsqueda de posibles marcadores de una fragilidad futura. En estos momentos, los proyectos que están en marcha son:
a) Sarcopenia y fragilidad. Mediante estudios a nivel sistémico y local se pretende detectar aquellos marcadores que varían ante situaciones de sarcopenia que informen de la capacidad o incapacidad de recuperación en la rehabilitación ante una fractura de cadera en ancianos.
b) La enfermedad en el envejecimiento. Son múltiples los procesos patológicos que, con alta incidencia, pueden afectar a la población mayor de 75 años. Por ello, llevamos a cabo estudios en ancianos con los más habituales cuadros clínicos, tratando de localizar primeramente marcadores potenciales de fragilidad y posteriormente desarrollando índices predictivos de estos procesos que nos permiten ir definiendo más claramente el patrón molecular de una persona que se encuentra en riesgo de fragilidad.
c) El estrés oxidativo en el envejecimiento. Si bien todos los estudios apuntan a que el estrés oxidativo colabora en el desarrollo del envejecimiento, existen claras discrepancias sobre cuál es su aportación al mismo, por ello nuestro trabajo es caracterizar el estrés oxidativo de las poblaciones y cohortes con las que trabajemos en cada caso. Este estudio nos permitirá discernir el papel que el estrés oxidativo tiene en cada caso en particular y, probablemente, en el envejecimiento en general.

Autofagia y Muerte Celular Programada

La Autofagia es un mecanismo que la célula dispara, mediante el cual se forman vesículas autofágicas que van digiriendo partes de la célula, desde agregados proteicos hasta orgánulos dañados. Este proceso adquirió un papel fundamental en la investigación de los procesos de muerte celular hace una década ya que su disparo y características morfológicas hicieron que se catalogase como Muerte Celular Programada tipo II, ya que las células realmente entraban en procesos de autofagia generalizada en puntos cruciales del desarrollo o deterioro del individuo. En fechas posteriores se vio que los procesos definidos como autofágicos eran mucho más complejos. La célula dispara autofagia inicialmente como mecanismo de supervivencia, en un intento de luchar contra situaciones adversas de muy diversa índole, desde falta de nutrientes a exceso de radicales libres. Sin embargo, si a pesar de estos esfuerzos, la célula no consigue disminuir los marcadores adversos, la autofagia se continúa hasta provocar la muerte y desaparición de la célula sin inducir inflamación subsecuente y este es el proceso que realmente se define como Muerte Celular Programada tipo II.
El estrés oxidativo y los procesos autofágicos coexisten en diversas situaciones patológicas que varían desde procesos infecciosos hasta el envejecimiento pero actualmente aún no se ha podido discriminar si el disparo de estos procesos de supervivencia/muerte celular programada son una causa o una consecuencia del estrés oxidativo que aparece en dichas situaciones.
Por ello, nuestro grupo pretende caracterizar, los cambios que se producen debido a alteraciones del estrés oxidativo no sólo en los procesos de muerte celular programada (autofagia y apoptosis), sino también en la capacidad celular proteolítica en general y como estos pueden verse modificados ante alteraciones del estrés oxidativo imperante.

Tenderización y bienestar animal.

Esta línea de investigación, se orienta al estudio pormenorizado de los procesos enzimáticos, bioquímicos, moleculares y celulares ligados a la transformación del músculo en carne (tenderización), con el fin de identificar marcadores biológicos (biomarcadores) que permitan detectar situaciones de estrés animal y predecir la calidad final de la carne al poder combinarse con los estudios organolépticos.
Los estudios realizados hasta la fecha, financiados por el INIA y el Plan Nacional de I+D, han permitido obtener información muy novedosa sobre el papel de los procesos de muerte celular programada y los cambios bioquímicos (oxidativos, proteolíticos) que ocurren en la carne durante la maduración post-mortem y su efecto sobre la calidad del producto.
Además, se están aplicando técnicas de análisis proteómico y el estudio de la autofagia para la identificación en el tejido muscular de marcadores indicadores de situaciones de estrés animal ante- o peri-sacrificio.
Esta línea se divide en dos ámbitos de actuación prioritarios:

- El estudio de los marcadores de calidad en la carne de vacuno de las razas autóctonas de nuestra comunidad autónoma.

-El estudio de los efectos oxidativos del estrés inducido durante la maduración de la carne porcina.