Formación Cofrade

Blog Esperanza de Oviedo

Ntra. Sra. de la  Esperanza

Simplemente Capillita

Simplemente Capillita

BLOG COSTALEROS OVIEDO

Simplemente Capillita

Lema de la Hermandad

"BAJO LA PROTECCIÓN DE MARÍA, (PORQUE) ¡DIOS LO QUIERE!".

Uso de este Lema:

Están palabras serán utilizadas mediante el siguiente protocolo en para finalizar todos los actos Oficiales y no oficiales de la Hermandad, reunión de varios hermanos, encuentro entre cofrades y cualquier otro para dar signo de Fé, de pertenencia anta. Hermandad y muestra de vida cofrade.

La forma protocolaria es la siguiente:
La persona a la que protocolariamente le corresponda iniciarlo, dirá la frase completa : ( ej, entrega de medallas el H. Mayor, Juntas de Gobierno el Secretario, Ensayos de costaleros el capataz, o 2 hermanos que simplemente se encuentran y tienen el derecho de hacerlo, el que lo inicie…)

-Inicio: “Bajo la protección de María, ¡Dios lo Quiere!”.

A lo que el Hermano / grupo de Hermanos responde con la segunda parte de la frase reafirmando:

-Respuesta : ¡Dios lo quiere!

El lema de una Hermandad ha de ser una frase que la signifique, y la vez emotiva, de marcado carácter cristiano y que sea a partir de ahí un referente para cada miembro de la Hermandad. La Hermandad de Los Estudiantes de Oviedo quiere recoger en esta frase, la emotividad y el temperamento que la caracteriza: no se entiende la subida de cuestas ten empinadas como "La Vega" si no es por la fuerza que da la Gracia de Dios al costalero para acercar a su Titular una vez al año su santa Iglesia Metropolitana, para decirle a todos los presentes y no presentes que: ¡ESTAMOS AQUÍ! ¡SOMOS LOS ESTUDIANTES, LOS JAVIERES! que subimos desde nuestra Parroquia de la Tenderina para dar testimonio de Fe, como la dio Nuestro Señor Jesucristo a lo largo de su vida; en la predicación; en los milagros; y sobre todo en su Pasión y Muerte por nosotros. Todo ello con la emotividad que es característica de la Cofradía, pero con respeto y saber estar, educando a sus miembros y a los que participan. Con cada "levantá" del paso se pueden manifestar muchas cosas, callar muchas bocas y despertar muchas conciencias: un clamor público en contra del asesinato "legal" de los no-natos indefensos, un agradecimiento a una congregación de Monjas que tanto hacen por el mundo... Una manifestación pública, emotiva y temperamental, porque Nuestro Señor Jesucristo es amor y temperamento. Tantas cosas... Y a la vez un recogimiento en un Via-Crucis, donde imperan los 3 toques de Silencio Sepulcral.


El lema recoge esas vivencias desde la Fe, por la Fe y para la Fe.

Se constituye como una insignia más de la Cofradía en forma de guión que deberá estar presente en las manifestaciones públicas de Fe (Estaciones de Penitencia y otros actos) y otros internos tales como Altar de Insignias, Juramento de reglas de la nuevos hermanos y a la vez será frase pronunciada común que nos une a todos y nos distingue como miembros de nuestra Cofradía.

Este lema tiene dos frases que juntas conforman el lema:

En la primera, María, Madre de Dios y Madre Nuestra, es Titular de la Hermandad en su advocación de la Esperanza. Con estas palabras indicamos que nos ponemos bajo su protección porque ella es Madre protectora de todos los hombres, recordándonos la hermandad de los hombre en Cristo.

En la segunda (¡Dios lo quiere!), recogemos las palabras que el Papa Urbano II dedicó en el Concilio De Clermont en 1095, previas a la Primera Cruzada para recuperar los santos lugares que habían sido profanados con asesinatos, mutilaciones y otros horribles crímenes contra los Cristianos. Hoy recogemos esas palabras para dar fe de la "cruzada testimonial" que cada hombre tiene asignada por la Santa Madre Iglesia: cada hombre debe ser portador del Evangelio, para así poder instaurar la Civilización del Amor, como nos pidió El Santo Padre Juan Pablo II en numerosas ocasiones (en 1979 en Nowa Huta, Polonia; en 1983 en Haití; y lo extendió en Europa a partir de 1985), afirmando que es una urgencia para todos los laicos, en el año 1987, en la Chistifideles laici (CR, 34-35) y posteriormente en la Redemptores Missio (RM)de 1990.
Benedicto XVI nos ofrece un magnífico desarrollo de estos conceptos en sus tres encíclicas: Deus caritas est (DCE)de 2005. En Spe Salvi (SS) de 2007 y en su reciente Caritas in veritate (CIV).

No debemos pues, avergonzarnos de proclamarnos Católicos y practicantes, seguidores de la única y verdadera Iglesia, que no es otra que la de Roma. Estamos pues inmersos en una nueva batalla, para hacer llegar a todos los rincones, en la manera que podamos, los Mandamientos de la Ley de Dios y aquel
mandamiento nuevo que Nuestro Señor Jesucristo nos dio: "amaos unos a otros como Yo os he amado", siendo testigos del amor de Cristo. Queremos conquistar en esta nueva Cruzada, sí, pero los corazones de los hombres para Cristo.

Y todo porque ¡DIOS LO QUIERE! Quiere que cumplamos sus preceptos, que vivamos en Hermandad y no nos apartemos de su camino, y para ello nos brinda el mejor Escudo que podemos tener: LA PROTECCIÓN DE MARÍA Y LA SUYA PROPIA.

Y todo ello :

¡BAJO LA PROTECCIÓN DE MARÍA, PORQUE DIOS LO QUIERE!