Cuadro de texto: Equipo de Investigación: 
Arqueología Medieval
Peñaferruz

El objetivo de este proyecto consistía en conocer la secuencia histórica del concejo de Gijón entre la Antigüedad y la Edad Media: las transformaciones del poblamiento, las formas de ocupación, organización y explotación del territorio, y la dinámica del proceso de feudalización. Con este propósito se llevaron a cabo entre 1997 y 2002 prospecciones arqueológicas en el sector suroeste del concejo de Gijón (parroquias de Cenero, Porceyo y Ruedes), especialmente en torno al llamado “Camino Antiguo de Gijón”, completadas con documentación diplomático-archivística, microtoponímica, cartográfica y fotográfica; análisis territorial del entorno (recursos naturales, especialmente energéticos y metálicos, hidráulicos, agropecuarios) susceptibles de explotación; prospección intensiva y pormenorizada del asentamiento y su entorno, así como excavaciones en uno de los yacimientos altomedievales más significativos de la zona, identificado con el castiello de Coriel o Curiel. Además se realizaron otros trabajos interdisciplinares: prospecciones geofísicas de la cima del cerro y sus laderas circundantes, análisis composicionales y estudios ambientales (faunísticos, polínicos, antracológicos, carpológicos, geológicossedimentológicos, petrológicos, metálicos, cerámicos, etc.), así como ensayos gráficos e infográficos de reconstrucción del lugar y su entorno.Además del interés científico, los trabajos histórico-arqueológicos pretendían valorar las posibilidades de conservación y protección, así como su valor sociocultural con vistas a su promoción, divulgación y exposición, trabajos que se completaron en 2003.

 

El castillo de Curiel.

 

En el contexto medieval de ese área destaca la fortificación de “El Picu Alba”, también conocido como “El Castiello”, “La Peña’l Castiellu”, “La Pica” o “La Pica Sergio” de Peñaferruz (parroquia de Cenero, Gijón), tanto por su emplazamiento y morfología como por el conocimiento histórico previo a las intervenciones. Se emplaza en un cerro de forma troncocónica ampliamente destacado sobre la margen derecha del valle formado por el arroyo de Peñaferruz. Su característica silueta dominante se hace visible desde todos los alrededores en un radio medio de 2 km. La cima presenta una planta de tendencia ovalada, ceñida por una muralla de mampuestos de piedra caliza, de la que se intuía en superficie -antes de iniciar las excavaciones- su trazado general y alguna hilada del paramento.

La finalidad de las actuaciones proyectadas consistía en conocer el aparato defensivo y el sistema constructivo de sus estructuras, así como en establecer estratigráficamente la secuencia cultural y cronológica de la ocupación. La documentación medieval que permite identificarlo con el castiello de Curiel (J. M. GONZÁLEZ, 1976) entre los siglos XII y XIII, nos llevaba a considerar este lugar como un importante centro político-militar de gran importancia para la política regia, que destinaba aquí tenentes, y para la articulación de todo el territorio suroccidental de Gijón.

La secuencia histórica de los orígenes y evolución del castillo de Curiel obtenida a través del registro arqueológico se compone de varias fases de ocupación medieval (fases 1-4), seguidas de varios momentos de abandono y reutilización agraria hasta tiempos recientes (fases 5-8).

Reconstrucción infográfica del recinto amurallado de la primera fase (Inventa Multimedia S.L. en J.A. Gutiérrez González (2003): Peñaferruz (Gijón).  El castillo de Curiel  y su territorio, Gijón.)

Reconstrucción infográfica del recinto amurallado y torreón de la segunda fase (Inventa Multimedia S.L. en J.A. Gutiérrez González (2003): Peñaferruz (Gijón).  El castillo de Curiel  y su territorio, Gijón.)