Proyectos Biomasa Hunosa

District Heating Pozo Sotón

En las instalaciones del Pozo Sotón se ha instalado un sistema de distribución de calor, o «district heating» basado en biomasa, que proporiona climatización y ACS a la instalaciones del CEMM (Centro de Experiencias y Memoria de la Minera) así como a un edificio de oficinas de Hunosa en la instalación. A continuación se presentan los detalles de la misma:

Beneficiarios: CEMM (Centro de Experiencias y Memoria de la Mineria) y edificios de oficinas de Hunosa en el Pozo Sotón
Servicio: calefacción y ACS (agua caliente sanitaria)

Instalación: 

  • 2 calderas FROLIN T4C de biomasa de 200 kW de policombustible (pueden utilizar astilla o pellet indistintamente)
  • Un silo de almacenamiento de combustible
  • Un depósito de inercia de 8000 litros para calefacción y dos de 1500 litros para el ACS
Caldera Froling
Sistema de distribución
Acumulador de inercia

Biomasa en comunidades de vecinos


A día de hoy instalaciones muy diferentes están utilizando este recurso obteniendo beneficios tanto económicos como medioambientales. Muchas comunidades de vecinos sufren por los elevados precios del gasoil, calderas viejas y poco eficientes. La biomasa ofrece una solución económicamente interesante para los clientes, ya que el ahorro se repercute directamente sobre los costes de comunidad y calefacción.

La instalación de calderas de biomasa permite reducir las emisiones de CO2 y obtener importantes ahorros energéticos


El Grupo Hunosa a través de su Departamento de Nuevos Desarrollos está llevando a cabo labores de ingeniería, ejecución de obra y mantenimiento integral de varias instalaciones térmicas comunitarias en Asturias, a través de la figura de Contrato de Servicios Energéticos (CSE) en la modalidad de «Suministros de energía con ahorros garantizados». De acuerdo con este tipo de contrato el Grupo Hunosa asume ante la Comunidad de propietarios/as la prestación de una serie de servicios como son:

  1. Proyecto de ingeniería, licencias administrativas y gestión de eventuales
    subvenciones.
  2. Instalación y puesta en marcha de los nuevos equipos.
  3. Mantenimiento preventivo y correctivo de la sala de calderas.
  4. Aprovisionamiento de combustible y la conducción de la sala de calderas.
  5. Adquisición y montaje de contadores de energía individuales para cada
    vivienda.

Gracias a este acuerdo la comunidad de propietarios/as obtiene una sustitución de su sistema actual de generación de calor por otro de mayor eficiencia energética. Reduciendo el coste final del servicio, las emisiones de CO2 y la factura por la energía (calor útil) consumida por cada vivienda manteniendo las condiciones de confort actuales. Así mismo la comunidad de propietarios/ as queda liberada de la adquisición del combustible así como de la gestión del mantenimiento de los nuevos equipos. Una vez finalizado el plazo contractual el sistema de generación de calor pasa a ser propiedad, de la Comunidad de propietarios/as la cual asume la gestión de la misma.

El uso de la Biomasa en comunidades de vecinos

Beneficiarios: Comunidad de propietarios con 39 viviendas y una superficie habitable de 3.467 m2
Servicio: calefacción y ACS (agua caliente sanitaria)
Instalación: se sustituyeron las antiguas calderas de carbón por una instalación de biomasa, compuesta por:
  • 2 calderas de 100 y 150 kW de policombustible (pueden utilizar astilla o pellet indistintamente)
  • Un silo de almacenamiento de combustible
  • Un depósito de inercia de 3000 litros para calefacción y otro de 1500 litros para el ACS
Otras mejoras:  se ha adecuado la sala de calderas a la normativa actual, se han instalado contadores individuales en cada vivienda y reemplazado la instalación hidráulica.
Ventajas medioambientales:
  • Energía Primaria gestionada: 523.613 kWh/año
  • Ahorro Energético generado: 261.807 kWh/año
  • Reducción de Emisiones de CO2: 182,04 ton CO2/año
Beneficiarios: Comunidad de propietarios con 52  viviendas
Servicio: calefacción y ACS (agua caliente sanitaria)
Instalación: se sustituyeron la antigua caldera de biomasa por una  nueva instalación más eficiente , compuesta por:
  • 2 calderas de 200 kW de policombustible (pueden utilizar astilla o pellet indistintamente)
  • Un silo de almacenamiento de combustible
  • Un depósito de inercia de 8000 litros para calefacción y dos de 1500 litros para el ACS
  • Sistema de distribución en la instalación
Distribución CV Biomasa La FelgueraCaldera Biomasa cv la felguera Otras mejoras:se ha adecuado la sala de calderas a la normativa actual,  y reemplazado la instalación hidráulica
Ventajas medioambientales:
  • Energía Primaria gestionada: 450.000 kWh/año


Noticias relacionadas:

«Esta es la fórmula que te permitirá ahorrar un 30% en tu calefacción sin hacer nada» https://www.lne.es/economia/2021/01/20/formula-permitira-ahorrar-30-calefaccion-29389100.html

Cultivos Energéticos: de la minería a la biomasa forestal

Como consecuencia de la intensa actividad minera, en la zona centro del Principado de Asturias, se disponde de amplias superficies de terreno hasta un total de 3.864 Ha, restauradas y dedicadas a actividades, principalmente forestales, repoblaciones paisajísticas y pastos. HUNOSA inicia en 2008 un proyecto de investigación en colaboración con la Universidad de Oviedo centrado en la producción de biocombustibles sólidos mediante la implantación de cultivos energéticos.

En el período comprendido entre los años 2009 y 2012 se llevó a cabo una importante campaña de repoblación,  en terrenos pobres de escombreras de mina, sobre una superficie de 190 hectáreas en las que se plantaron más de 150.000 árboles superando la inversión realizada el millón de euros.

Parte de la superficie total es susceptible de aprovecharse para cultivos energéticos, que consisten esencialmente en el uso de especies forestales de crecimiento rápido y alto potencial de cultivo, cuyo aprovechamiento se realiza en periodos de rotación cortos, planteándose como una alternativa al aprovechamiento forestal básico. Desde entonces, las actuaciones desarrolladas en este ámbito pueden dividirse en dos fases: fase experimental y fase de explotación o producción.

Fase experimental:

El Grupo de Investigación Gis-Forest de la Escuela Politécnica de Mieres (Universidad de Oviedo), ha desarrollado una investigación centrada en la instalación de cultivos energéticos de rotación corta (Short Rotation Copicce, SRC) en tres ensayos experimentales (Mozquita, Cantil y Cantil II) ubicados en terrenos marginales pertenecientes al Grupo HUNOSA en el término municipal de Langreo (Asturias). Cada uno de ellos contaba con una superficie de alrededor de 2,3 Ha.

La finalidad del estudio inicial fue profundizar en el conocimiento de los aspectos culturales, de cultivo y producción de biomasa, con el fin de determinar cuáles eran las especies y cultivares con mejor adaptación a las particulares condiciones estacionales de los terrenos procedentes de la actividad minera.


Proyecto de investigación para el aprovechamiento de la biomasa generada  en terrenos recuperados de mina

Objetivos del Proyecto

1. Determinar cuáles son las especies más productivas en estos terrenos
2. Cantidad de árboles que hay que plantar por hectárea
3. Cuáles son los mejores cuidados para el cultivo
4. A qué edad se deberían cortar para optimizar la producción de Biomasa
  • Son varios los países a escala mundial que llevan muchos años trabajando con cultivos energéticos. Las especies forestales empleadas no son muchas, por lo que se seleccionaron para el ensayo aquéllas que podrían adaptarse mejor al clima y por supuesto, a las pobres condiciones del suelo (terrenos restaurados tras la explotación a cielo abierto). Siendo el abedul, chopo y sauce las especies que  mejor cumplen estos criterios.
  • La densidad es un concepto forestal que define el número de árboles por hectárea que hay en una plantación. Cuando la producción de energía es el objetivo principal de un cultivo, se recomienda emplear densidades altas, siendo 10.000 árboles/ha la densidad media más habitual en Europa, mientras que en Estados Unidos y Canadá es del orden de 15.000 árboles/ha. En el estudio se probaron las dos densidades de plantación.
  • Tratamientos (Fertilización + herbicida): los cuidados, también llamados tratamientos, habituales en cultivos energéticos son la fertilización y el control de la hierba competidora. La utilización de pequeñas dosis de fertilizantes aplicados en la fase de establecimiento (desde el momento en que se colocan en el terreno hasta el desarrollo de raíces y brotes) puede aportar, a corto plazo, de moderados a buenos resultados.
  • En el lenguaje forestal, la edad de cosecha del cultivo o corta final, recibe el nombre de “turno de corta”. La decisión de cortar antes o después es de vital importancia para conseguir la mayor producción, ya que una vez que los árboles han alcanzado su máxima velocidad de crecimiento, el tiempo que pasan en el monte sin cortar supone una pérdida desde el punto de vista económico. De forma general, en este tipo de cultivos los turnos de corta para las especies ensayadas oscilan entre 4 y 6 años.
Basándose en los resultados obtenidos durante los años de estudio de los ensayos experimentales, es posible concluir que la instalación de SRC en terrenos degradados procedentes de la actividad minera en las Cuencas Carboníferas Centrales asturianas es una opción viable, ya que permitirá garantizar el suministro de biomasa, además de revalorizar socioeconómicamente zonas que actualmente se encuentran en declive. 

Fase de explotación

Tras la finalización del primer turno de rotación de buena parte de los cultivos experimentales (años 2012-2013), y disponiendo de los resultados y las primeras conclusiones obtenidas, se inicia la fase de explotación, que supone el incremento paulatino de la superficie dedicada a esta clase de cultivos.