Flash_AS Nº126_12/2022

El año 2022 se cierra con crecimiento de la economía regional, algo menos intenso que el del conjunto de España. Nuestras últimas predicciones anticipan para Asturias una tasa interanual en torno al 4%, basada en el buen comportamiento de los servicios (5,4%) y de la industria regional (2,3%), que muestra algunos síntomas de desaceleración.

La producción industrial de Asturias mantiene su dinamismo. A pesar del retroceso de los últimos meses la tasa interanual acumulada hasta octubre se sitúa en 1,9% según el Índice de Producción Industrial (IPI) del INE y se eleva hasta el 4,2% según SADEI.

En el ámbito del sector servicios se mantienen las elevadas tasas interanuales registradas por los principales indicadores turísticos (movimiento de pasajeros aéreos, viajeros y pernoctaciones en hoteles), si bien este crecimiento se ha moderado en los últimos meses debido en parte a las subidas de precios. El proceso inflacionista afecta también a la evolución y perspectivas de indicadores como la matriculación de turismos y el consumo de combustible, que previsiblemente cerrarán el presente año con tasas negativas. También el consumo de electricidad registra caídas significativas, con tasas acumuladas hasta noviembre de -6,5% para el consumo general y -7,1% para usos industriales.


   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº125_11/2022

La información coyuntural disponible para Asturias confirma la ralentización económica regional y el impacto de la subida de precios, cuya tasa acumulada hasta octubre es del 8,5%. Según nuestras últimas predicciones la economía asturiana podría cerrar el año con un crecimiento del PIB regional próximo al 4%, basado en el buen comportamiento de los servicios y la industria regional.

La producción industrial de Asturias mantiene su dinamismo. A pesar del retroceso del último mes la tasa acumulada hasta septiembre se sitúa en 2,3% según el Índice de Producción Industrial (IPI) del INE y  se eleva hasta el 5,3% según SADEI. Es previsible que este crecimiento se siga atenuando en los próximos meses, teniendo en cuenta las medidas adoptadas recientemente por varias empresas del sector.

En el ámbito del sector servicios se mantienen las elevadas tasas interanuales registradas por los principales indicadores turísticos (movimiento de pasajeros aéreos, viajeros y pernoctaciones en hoteles), si bien este crecimiento podría verse moderado por las subidas de precios. Las actividades de servicios son las que tienen mejores perspectivas de cierre de año, con una tasa interanual en torno al 5%.

El proceso inflacionista afecta también a la evolución y perspectivas de indicadores como la matriculación de turismos y el consumo de combustible. Los impactos más patentes hasta el momento corresponden al consumo de electricidad, tanto el general como el destinado a usos industriales.


   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº124_10/2022

La información coyuntural disponible para Asturias confirma la ralentización económica regional y el impacto de la subida de precios, cuya tasa acumulada hasta agosto es del 8,6%. Según nuestras últimas predicciones la economía asturiana podría cerrar el año con un crecimiento del PIB regional próximo al 4%.

La producción industrial de Asturias ha crecido hasta del mes de agosto, acumulando un incremento de 3,8% según el Índice de Producción Industrial (IPI) que se eleva hasta el 6,1% según SADEI. Esta evolución se frenará previsiblemente en los próximos meses, teniendo en cuenta las medidas adoptadas recientemente por varias empresas del sector y según nuestras últimas predicciones la industria regional podría cerrar el año con una tasa interanual del 3%.

En el ámbito del sector servicios se mantienen las elevadas tasas interanuales registradas por los principales indicadores turísticos (movimiento de pasajeros aéreos, viajeros y pernoctaciones en hoteles), si bien este crecimiento podría verse afectado por las subidas de precios. Las actividades de servicios son las que tienen mejores perspectivas de cierre de año, con una tasa interanual en torno al 5%.

El proceso inflacionista afecta también a la evolución y perspectivas de indicadores como la matriculación de turismos y el consumo de combustible. Los impactos más patentes hasta el momento corresponden al consumo de electricidad, tanto el general como el destinado a usos industriales.


   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº123_9/2022

La información coyuntural disponible para Asturias muestra el impacto de la ralentización económica y el incremento de los precios sobre algunos indicadores regionales.

La producción industrial de Asturias ha crecido hasta del mes de julio, acumulando un incremento de 2,8% según el Índice de Producción Industrial (IPI) que se eleva hasta el 7% según el IPI de SADEI. Esta evolución se frenará previsiblemente en los próximos meses, teniendo en cuenta las medidas adoptadas recientemente por varias empresas del sector.

En el ámbito del sector servicios se mantienen las elevadas tasas interanuales registradas por los principales indicadores turísticos (movimiento de pasajeros aéreos, viajeros y pernoctaciones en hoteles), si bien este crecimiento podría verse afectado por las subidas de precios. 

El proceso inflacionista afecta también a la evolución y perspectivas de indicadores como la matriculación de turismos y el consumo de combustible. Los impactos más patentes hasta el momento corresponden al consumo de electricidad, tanto el general que acumula hasta julio una caída del 7% como el consumo para usos industriales que se reduce un 8% en el mismo período.


   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº122_8/2022

La primera mitad del año 2022 se ha cerrado en Asturias con un incremento significativo de la producción industrial que el Índice de Producción Industrial regional del INE estima en 2,7% mientras SADEI eleva hasta 6,8% la tasa acumulada  hasta junio. Cabe destacar que la producción de electricidad registra en el primer semestre un crecimiento interanual de 19%.

En el ámbito del sector servicios se mantienen las elevadas tasas interanuales registradas por los principales indicadores turísticos (movimiento de pasajeros aéreos, viajeros y pernoctaciones en hoteles), si bien este crecimiento podría verse afectado por las subidas de precios. 

Tal y como ya habíamos anticipado, esta tendencia alcista y su impacto sobre los indicadores de demanda aumenta la incertidumbre y previsiblemente deteriorará las perspectivas de la economía regional. De hecho, el consumo de energía eléctrica acumula en la primera mitad del año tasas negativas (-7,6% para el consumo general y -8,6% en el caso del consumo para usos industriales). Nuestras predicciones anticipan que el presente año se cerrará con retrocesos tanto de estos indicadores como para la matriculación de vehículos o, en menor medida, el consumo de combustible.


   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº121_7/2022

La primera mitad del año 2022 se ha cerrado en Asturias con una importante reducción interanual del paro regional, tanto el estimado por la EPA del INE (-18,3%) como el registrado por los Servicios Públicos de Empleo (-21,6%). Nuestras predicciones apuntan que estas tasas negativas se prolongarán, aunque más moderadas, hasta final del presente año, que podría cerrarse en Asturias con una tasa de paro regional de 10,7%.

Por lo que se refiere a los principales indicadores coyunturales, el Índice de Producción Industrial regional acumula hasta mayo crecimientos significativos, que  SADEI estima en 7,4% frente al 2,3% estimado por el INE. Destaca la producción de electricidad que hasta el mes de mayo ha experimentado un crecimiento interanual de 19%.

En el ámbito del sector servicios se mantienen las elevadas tasas interanuales registradas por los principales indicadores turísticos (movimiento de pasajeros aéreos, viajeros y pernoctaciones en hoteles), si bien este crecimiento podría verse afectado por las subidas de precios. 

Tal y como ya habíamos anticipado en números anteriores, los principales síntomas de debilidad en la economía regional aparecen asociados a la tendencia alcista de los precios y su impacto sobre los indicadores de demanda. De hecho, el consumo de energía eléctrica, tanto general como para usos industriales, acumula en el primer trimestre tasas negativas que según nuestras predicciones se prolongarán hasta final de año. También se prevén tasas negativas para la matriculación de turismos, tras un descenso próximo al 17% en el primer semestre.


   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº120_6/2022

Los niveles de incertidumbre, ya elevados a causa del difícil contexto internacional, se incrementan como consecuencia del proceso inflacionista en el que se encuentra España, que previsiblemente conducirá a una revisión a la baja de las expectativas de crecimiento tanto nacional como regional. Por el momento la tasa prevista para el PIB regional de Asturias para el presente año se sitúa en torno al 4,8%, gracias a la recuperación del sector servicios que compensa el empeoramiento de expectativas para la actividad de construcción. 

En el sector industrial, el Índice de Producción Industrial regional acumula hasta abril crecimientos significativos, que  SADEI estima en 8,8% frente al 3,4% estimado por el INE. Destaca la producción de electricidad que en el primer trimestre del año ha experimentado un crecimiento interanual de 26,8% respecto al anterior.

En el ámbito del sector servicios se mantienen las elevadas tasas interanuales registradas por los principales indicadores turísticos (movimiento de pasajeros aéreos, viajeros y pernoctaciones en hoteles), si bien es necesario tener en cuenta, por una parte, que el período de referencia son meses de 2021 afectados todavía por las limitaciones de actividad asociadas a la pandemia por covid, y por otra que es posible que las perspectivas de crecimiento se vean afectadas por las subidas de precios. 

Los indicadores del mercado laboral regional, a la espera de las estimaciones de la EPA del segundo trimestre, mantienen una evolución favorable, con importantes descensos interanuales del paro registrado (-22,5% acumulado hasta mayo) y buenas perspectivas de cierre de año.

Tal y como ya habíamos anticipado, los principales síntomas de debilidad en la economía regional aparecen asociados a indicadores de demanda como el consumo de electricidad, la matriculación de turismos o el índice de ventas.


   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº119_5/2022

En un entorno de elevada incertidumbre las perspectivas de crecimiento del PIB regional de Asturias para el presente año se sitúan en torno al 4,4% con especial dinamismo de la actividad de construcción. Si bien se mantienen tasas de crecimiento positivas, algunos indicadores coyunturales muestran síntomas de ralentización y otros se ven afectados por la tendencia alcista de los precios.

En el sector industrial, el primer trimestre se ha cerrado con crecimientos del Índice de Producción Industrial, cuya tasa interanual acumulada hasta marzo se sitúa en 10,8% según SADEI y 6,7% según el INE.

En el ámbito del sector servicios destacan las elevadas tasas interanuales registradas por los principales indicadores turísticos (movimiento de pasajeros aéreos, viajeros y pernoctaciones en hoteles), si bien es necesario tener presente que el período de referencia con el que se comparan son meses de 2021 afectados por las limitaciones de actividad asociadas a la pandemia por covid.

Los indicadores del mercado laboral regional mantienen una evolución favorable, con importantes descensos interanuales del paro (en el primer trimestre el paro estimado por la EPA acumula -16,5% mientras hasta el mes de abril el paro registrado acumula una tasa de -22,5% y las contrataciones registradas 26,1%). 

Tal y como habíamos anticipado los principales síntomas de debilidad en la economía regional aparecen asociados a los indicadores de consumo. Durante el primer trimestre se acumularon descensos en el consumo de electricidad, tanto global como para usos industriales, con tasas de -11,1% y -12,8% respectivamente y en el caso de los índices de ventas se observa un impacto negativo de los incrementos de precios que previsiblemente se prolongará los próximos meses. Como consecuencia, empeoran las expectativas de cierre de año que anticipan un estancamiento para el índice de ventas general y un retroceso próximo al 2% para el índice relativo a alimentación.


   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº118_4/2022

Nuestras últimas previsiones anticipan un crecimiento de 4,4% para el PIB regional, correspondiendo las mejores perspectivas a la actividad constructora (8,2%) seguida de la industria (4,9%). El análisis coyuntural muestra un mayor crecimiento interanual en los primeros trimestres del año mientras el segundo semestre se verá afectado por la ralentización del sector servicios.

Los indicadores coyunturales disponibles para 2022 muestran que el año se ha iniciado con un buen comportamiento industrial tal y como reflejan el Índice de Producción Industrial elaborados por SADEI y el INE que acumulan hasta febrero crecimientos de 14% y 9,6% respectivamente.

Destacan las elevadas tasas interanuales registradas por los principales indicadores de servicios (movimiento de pasajeros aéreos, viajeros y pernoctaciones en hoteles), si bien es necesario tener presente que van referidas al primer trimestre de 2021, fuertemente afectado por las limitaciones de actividad asociadas a la pandemia por covid.

Los principales síntomas de debilidad en la economía regional aparecen asociados a los indicadores de consumo de electricidad, tanto global como para usos industriales, que acumulan hasta febrero tasas de -13,6% y -15,5% respectivamente y los índices de ventas, que debido a los incrementos de precios empeoran sus expectativas de cierre de año (estancamiento para el índice general y retroceso próximo al 2% para la división de alimentación).


   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº117_3/2022

En un contexto de gran incertidumbre los organismos dedicados a la prospectiva estamos revisando a la baja las expectativas de crecimiento económico para el presente año. En el caso de la economía asturiana nuestras últimas previsiones anticipan un crecimiento de 4,8% para el PIB regional, correspondiendo las mejores perspectivas a la actividad constructora cuya tasa en 2021 ha sido negativa.

Los indicadores coyunturales disponibles para 2022 son todavía escasos y muestran comportamientos dispares. Así, los Indices de Producción Industrial elaborados por SADEI y el INE han iniciado el año con crecimientos, que previsiblemente se atenuarán en los próximos meses, si bien nuestras perspectivas de cierre de año son positivas. En el caso de los principales indicadores de servicios (movimiento de pasajeros aéreos, viajeros y pernoctaciones en hoteles), las elevadas tasas de variación interanual registradas deben ser analizadas con cautela ya que la referencia de comparación son meses de 2021 fuertemente afectados por las limitaciones de movilidad asociadas a la pandemia por covid.

Los comportamientos más negativos corresponden a algunos indicadores de demanda (consumo de electricidad, tanto global como para usos industriales, matriculación de turismos, índice de ventas de alimentación) que previsiblemente se seguirán viendo afectados por las importantes subidas de precios.


   Enviar artículo en formato PDF