Laboral_EPA Nº22_01/2021

Las estimaciones de la última Encuesta de Población Activa del INE confirman el retroceso del  número de ocupados, cuya tasa interanual de cierre de 2020 se sitúa en -3,1% en España y se mantiene en niveles algo más moderados en las regiones de la cornisa cantábrica (-1,9% en Asturias). Es necesario ser especialmente prudentes en las comparaciones temporales teniendo en cuenta que la EPA incluye en el colectivo de ocupados a los trabajadores afectados por un ERTE.

Por lo que se refiere al paro, los incrementos estimados por la EPA son más moderados que los registrados por los Servicios Públicos de Empleo, debido en parte a las razones metodológicas descritas (definición de ocupado y parado). Más concretamente, el incremento de paro nacional es de 16,4% según la EPA frente al 22,9% de aumento del paro registrado y en la cornisa se observan diferencias especialmente significativas en Cantabria y Asturias donde las tasas de variación del paro registrado superan el 16% mientras la EPA estima incrementos interanuales mucho más moderados (tasas de cierre de 2,9% en Cantabria y 1,2% en Asturias, región donde se ha reducido nuevamente la tasa de actividad).

Para el año actual año las perspectivas laborales son, además de muy inciertas, desfavorables. Según nuestras predicciones, todavía preliminares, el año 2021 podría cerrarse en la cornisa cantábrica con estancamientos en la población ocupada y reducciones del paro estimado, salvo en el caso de Asturias.