Flash_AS Nº118_4/2022

Nuestras últimas previsiones anticipan un crecimiento de 4,4% para el PIB regional, correspondiendo las mejores perspectivas a la actividad constructora (8,2%) seguida de la industria (4,9%). El análisis coyuntural muestra un mayor crecimiento interanual en los primeros trimestres del año mientras el segundo semestre se verá afectado por la ralentización del sector servicios.

Los indicadores coyunturales disponibles para 2022 muestran que el año se ha iniciado con un buen comportamiento industrial tal y como reflejan el Índice de Producción Industrial elaborados por SADEI y el INE que acumulan hasta febrero crecimientos de 13,4% y 9,6% respectivamente.

Destacan las elevadas tasas interanuales registradas por los principales indicadores de servicios (movimiento de pasajeros aéreos, viajeros y pernoctaciones en hoteles), si bien es necesario tener presente que van referidas al primer trimestre de 2021, fuertemente afectado por las limitaciones de actividad asociadas a la pandemia por covid.

Los principales síntomas de debilidad en la economía regional aparecen asociados a los indicadores de consumo de electricidad, tanto global como para usos industriales, que acumulan hasta febrero tasas de -13,6% y -15,5% respectivamente y los índices de ventas, que debido a los incrementos de precios empeoran sus expectativas de cierre de año (estancamiento para el índice general y retroceso próximo al 2% para la división de alimentación).


   Enviar artículo en formato PDF