Flash_AS Nº98_08/2020

La primera mitad del año 2020 se ha cerrado con importantes retrocesos en los principales indicadores coyunturales de la economía asturiana. Así, tanto el IPI elaborado por SADEI para Asturias como el IPI regional publicado por el INE estiman hasta junio una caída interanual en torno al 17%, similar al descenso registrado por el consumo de electricidad para usos industriales.
Los indicadores de servicios descienden notablemente hasta el mes de junio: en transportes destacan las tasas negativas acumuladas para el movimiento de aeropuertos (-64,2%) y puertos (-16,6%) y en turismo se confirman los descensos interanuales acumulados por el número de viajeros y pernoctaciones en hoteles (en torno a -70%), cuyo comportamiento mejorará previsiblemente en los próximos meses.
La crisis muestra también sus efectos sobre el mercado laboral y así hasta el mes de julio el paro registrado en la región ha aumentado un 9,4% mientras las contrataciones se reducían un 37,6%.
En este contexto los registros más favorables corresponden a los indicadores agrarios (la producción de leche acumula en el primer semestre incrementos de 3,3%) y los índices de ventas, que aumentan un 6,7%, destacados el comportamiento de alimentación (11,7%).

En este contexto se espera que los próximos meses aporten nuevos datos sobre la magnitud de la actual crisis, que serán incorporados, junto al nuevo entorno nacional e internacional, a nuestros modelos y predicciones sectoriales.

   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº97_07/2020

La información coyuntural disponible confirma el impacto de la crisis asociada al covid-19 en la economía regional. Así, el IPI elaborado por SADEI para Asturias acumula una caída de 10,4% mientras el publicado por el INE retrocede un 16,5% y el consumo de electricidad industrial desciende un 15,4%.
Los indicadores de servicios descienden de forma notable hasta el mes de mayo: en transportes destacan las tasas negativas acumuladas para el movimiento de aeropuertos (-55,2%) y puertos (-10,8%) y en turismo se confirman los descensos interanuales en el número de viajeros y pernoctaciones en hoteles (en torno al 65%).
La crisis muestra también sus efectos sobre el mercado laboral y así durante el primer semestre del año el paro registrado en la región ha aumentado un 8% mientras las contrataciones se reducían casi un 40%.
En este contexto nuestras últimas predicciones para la economía asturiana anticipan una reducción del VAB regional en torno al 11%, resultado de importantes retrocesos en todos los sectores de actividad salvo la agricultura.
El análisis por sectores muestra que la caída más acentuada corresponde al segundo trimestre, con una tasa interanual de -13,1% si bien para el tercer trimestre se prevé también un descenso significativo de actividad (-12,7%).

Por su parte, las predicciones relativas a empleo y paro serán actualizadas una vez que se disponga de las estimaciones de la EPA del segundo trimestre, que previsiblemente reflejarán el impacto negativo de la actual crisis.

   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº96_06/2020

La información coyuntural disponible hasta el mes de abril confirma el impacto de la crisis asociada al covid19 en la economía regional. Así, en el ámbito de la producción industrial el IPI elaborado por SADEI para Asturias acumula una caída de 6,8% mientras el publicado por el INE retrocede un 13,9% y el consumo de electricidad industrial desciende un 14,5%.
También los indicadores de servicios acumulan caídas considerables. Tras un mes de abril insólito sin viajeros alojados ni pernoctaciones en los hoteles de la región, las tasas interanuales acumuladas por estos indicadores se sitúan en -51% y -51,3% respectivamente, mientras el movimiento de viajeros en aeropuertos retroceden un 41,5% hasta el mismo mes.
El impacto de la crisis se refleja también en la matriculación de turismos que se reduce hasta abril un 52,3% y en los indicadores laborales regional: el paro registrado acumula hasta mayo una tasa de crecimiento de 5,8% mientras las contrataciones se reducen un 38,2% en el mismo período.
En este contexto los comportamientos más favorables corresponden a algunos indicadores agrarios (la producción de leche aumentó un 4% hasta abril), la producción de cemento (cuya tasa acumulada hasta abril es del 19,3%) y los índices de ventas, especialmente el relativo a alimentación.


En este contexto se espera que los próximos meses aporten nuevos datos sobre la magnitud de la actual crisis, que serán incorporados, junto al nuevo entorno nacional e internacional, a nuestros modelos y predicciones sectoriales.

   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº95_05/2020

La información coyuntural disponible hasta el mes de marzo comienza a reflejar el impacto de la crisis ligada al covid-19 en la economía regional. En el ámbito industrial tanto el IPI del INE como el elaborado por SADEI para Asturias muestran importantes retrocesos, al igual que la producción de energía eléctrica (-10,1%) y el consumo de electricidad industrial (-16,2%).
También los indicadores de servicios acumulan en el primer trimestre caídas considerables, como muestra el movimiento de viajeros en aeropuertos (cuya tasa interanual acumulada es de -16,1%), los viajeros alojados en hoteles (-19%) y las pernoctaciones (-15,9%).
Lógicamente el impacto de la crisis afecta también a los indicadores de consumo (la matriculación de turismos se reducen un 38,8% en el primer trimestre) y al mercado laboral regional, que hasta abril acumula un incremento del 2,6% del paro registrado mientras descienden significativamente los contratos (-28,2%) y en menor medida las afiliaciones a la Seguridad Social (-0,6%).
En este contexto los únicos comportamientos favorables corresponden a algunos indicadores agrarios (producción de leche) y a la producción de cemento a pesar del retroceso interanual registrado en marzo.

En este contexto se espera que los próximos meses aporten nuevos datos sobre la magnitud de la actual crisis, que serán incorporados a nuestros modelos y conducirán a una revisión a la baja de las predicciones sectoriales.

   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº94_04/2020

Hispalink-Asturias en casa: La mayoría de indicadores incluídos en este flash corresponden al mes de febrero, el último antes de la inevitable ruptura asociada a la crisis económica en la que nos encontramos.
En el caso de la industria los indicadores disponibles (IPI, producción y consumo de electricidad) acumulan hasta febrero retrocesos significativos.
En los servicios destaca el buen inicio de año del aeropuerto, que hasta febrero incrementó el transporte de pasajeros más del 16% y de los indicadores coyunturales de turismo (viajeros y pernoctaciones).
También se registran tasas positivas hasta febrero en algunos indicadores de consumo (indices de ventas general y de alimentación).

Como ya hemos comentado en números anteriores, las circunstancias excepcionales en las que nos encontramos invalidan las columnas relativas a predicciones, elaboradas para un “escenario básico” que lamentablemente no resulta verosímil en la actual situación de crisis sanitaria y económica.

   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº93_03/2020

En un momento de especial incertidumbre presentamos este flash de la economía asturiana, que incluye registros hasta febrero para algunos de los indicadores coyunturales. Nuestras predicciones para el mercado laboral son favorables, ya que se espera cerrar el año 2020 con reducciones significativas del paro tanto registrado (-4,9%) como estimado por la EPA (-4,8%), mientras aumentan el número de ocupados y los contratos registrados.
Desde el punto de vista sectorial, el año se ha iniciado con retrocesos en la actividad industrial como muestran el Indice de Producción Industrial regional elaborado por SADEI y el consumo de electricidad para usos industriales.
Los comportamientos más dinámicos se observan en el sector servicios, particularmente en las actividades ligadas al turismo (movimiento de aeropuertos, viajeros y pernoctaciones en hoteles), que sin embargo podrían verse afectadas en los próximos meses por la coyuntura sociosanitaria.

   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº92_02/2020

Aunque todavía no se dispone de todas las cifras de cierre del año 2019, los últimos registros confirman la debilidad del crecimiento de la economía asturiana, que previsiblemente se prolongará durante el presente año, para el que se espera una cierta recuperación de la actividad industrial (tasa de 1,5% tras el -0,5% estimado para 2019).
Esta debilidad se ve reflejada también en el mercado laboral, ya que según las estimaciones de la EPA Asturias ha cerrado el pasado año con retrocesos de la población activa (-0,6%) y ocupada (-1,2%) y aumentos de paro (3,7%). Nuestras previsiones para el presente año, todavía con carácter muy provisional, apuntan que esta situación podría mejorar, con aumentos en la población activa y ocupada de la región.
La última información coyuntural confirma la ralentización prevista en indicadores como el consumo de electricidad (que cierra el año con una tasa de -10%) y la matriculación de turismos (-5,4%) mientras se mantiene el buen comportamiento de los indicadores turísticos (viajeros y pernoctaciones) y los índices de ventas regionales.

   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº91_01/2020

La economía asturiana ha cerrado el año 2019 con un crecimiento en torno al 1,4%, inferior al del conjunto nacional. Tal y como estaba previsto la industria es el principal causante de esta ralentización, como reflejan los retrocesos acumulados en los Índices de Producción Industrial (IPI) elaborados para Asturias por el INE y SADEI y los indicadores coyunturales de producción y consumo de electricidad.

Los sectores con evolución más favorable son la construcción y los servicios, si bien se detectan diferencias por ramas, con retrocesos en los transportes (especialmente el movimiento de puertos) y mayor dinamismo del turismo particularmente las pernoctaciones hoteleras.

   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº90_12/2019

Nuestras últimas predicciones apuntan que la economía asturiana podría cerrar el presente año con tasas de crecimiento en torno al 1,4%, inferiores a las previstas para el conjunto nacional. La industria se confirma como el principal causante de esta ralentización, tal y como reflejan los retrocesos acumulados en los Índices de Producción Industrial (IPI) elaborados para Asturias por el INE y SADEI y los indicadores coyunturales de producción y consumo de electricidad.

En lo que respecta al sector servicios, se espera una tasa de crecimiento próxima al 2% si bien se detectan importantes diferencias entre las distintas ramas de actividad. El comportamiento más adverso corresponde a los transportes, especialmente el marítimo (se prevé un retroceso de 5,5% en el movimiento de puertos) mientras el turismo muestra una evolución favorable, especialmente en lo que respecta a las pernoctaciones hoteleras que podrían aumentar este año un 4%.

Por su parte el mercado laboral acusa el impacto de esta ralentización económica regional, ya que el empleo podría reducirse de forma significativa (-2%) mientras el paro estimado por la EPA aumenta.

   Enviar artículo en formato PDF   

Flash_AS Nº89_11/2019

A medida que avanza el año aumentan las evidencias sobre la ralentización de la economía regional, que podría cerrar el año con un crecimiento en torno al 1,4%. Esta ralentización afecta especialmente al sector industrial tal y como reflejan los Índices de Producción Industrial (IPI) elaborados para Asturias por el INE y SADEI y los indicadores coyunturales de producción y consumo de electricidad, que podrían cerrar el año con tasas de variación en torno al -25% y -13% respectivamente.
Cabe destacar también el comportamiento adverso del transporte, que se refleja en el retroceso del movimiento de puertos y el estancamiento del tráfico en aeropuertos. Los datos más favorables corresponden a las exportaciones que previsiblemente se incrementarán un 11% este año y el turismo, especialmente las pernoctaciones hoteleras para las que se esperan aumentos de 3,7%.
La ralentización económica regional se traslada el mercado laboral, como muestran las estimaciones de la última Encuesta de Población Activa (EPA) según las cuales el empleo regional acumula hasta el tercer trimestre una caída de 1,8% mientras el paro acumula un incremento de 3,9% en el mismo período.
Si bien se mantienen las discrepancias entre estas estimaciones de la EPA y el paro registrado por los Servicios Públicos de Empleo, ambas fuentes coinciden en detectar un empeoramiento de la evolución del paro regional a medida que avanza el año.

   Enviar artículo en formato PDF